¡Màxim Huerta, no estás solo! Ellos tampoco duraron mucho