Ahora abandera la libertad y valores, pero Natalia Sánchez fue antes una niña nazi conflictiva