Antes de ser objetivo de la prensa, Paula Echevarría era reportera