Sofía Cristo probó suerte en la música y Sergio Dalma fue su padrino