Chelo demostró ser una superviviente, aunque no superó su primer juego de apnea