La guerra de Ivonne Reyes con la paternidad empezó en 1994 con Arturo Fernández