Isabel San Sebastián: “Reunirse en reservados es un juego de trileros”