El problema de Avilés, según María Jesús: “Es insoportable pero con todas las letras y con luminosos”