Marta Walraven consigue unos pasaportes falsos para huir