¿Enfermedad o estrategia? Julián Muñoz vive a todo lujo y milagrosamente recuperado de su afección