¿Gallo o caída? El juego que le demuestra a Manel Navarro que él no es el único que ha pasado un mal trago