Juana Rivas, deseperada, nos enseña la conversación de móvil con Francesco