Teresa Rabal cuenta, entre risas, qué le lleva a su padre cuando va a verlo al cementerio