La anécdota de Ana Obregón con Robert de Niro que podría haberle cambiado la vida