Os explicamos por qué el cobre es tan deseado y se ha convertido en un negocio goloso