Los niños del siglo XXI, desconcertados con los objetos de los 80: "¿Dónde está la conexión a internet?"