Mario y Nina protagonizan el "sí, quiero" más amargo de Oeste