Bandeira y sus hombres se toman la justicia por sus manos