Un maquiavélico plan de Tigre y sus hombres pone a Monterroso al límite