El punto débil de Monterroso queda al descubierto