Ruth, a Alicia y María: “Todo lo que pueda hacer yo siempre será poco, con todo lo que me dais vosotras”