Carmen crió a sus nietos pero ellos ahora la han abandonado: ha llegado a dormir en un cajero