José afronta el desplante de su padre: “Pongo la mano en el fuego y no me quemo”