La pequeña Alba y sus papás quieren agradecer a María Bravo que les haya salvado la vida