Tania Llasera, una 'acrobattys' más