Una de cada 20 personas es adicta a la tecnología