El abogado de Guerrero ofreció que su defendido llevase una pulsera de geolocalización