Víctima de agresión sexual con burundanga: “En 30 segundos ya no tenía voluntad”