Presidente del consorcio de bomberos de Málaga, con la voz quebrada: “Hemos trabajado a destajo y sin planificación previa”