Juan Chicharro, de la Fundación Franco, no deja que Sonsoles Ónega dé paso a publicidad