Desmontando el mito: no es un corte de digestión, es un shock térmico