Unos testigos del crimen de Almonte podrían haber recibido amenazas para cambiar su versión de los hechos