María se fue a cuidar de su madre y, al volver, habían ocupado su casa en Vallecas