El nuevo ¿ecce homo?: Ni el párroco ni la restauradora dan la cara