Epidemióloga del Vall D’Hebron: “La unidad de neonatos está siempre limpia”