Tremendo dato: en España, 30.000 personas muertas siguen cobrando la pensión