Fue 20 veces a urgencias y nadie le dijo que tenía cáncer