La guerra entre Sáenz de Santamaría y Cospedal ha protagonizado la campaña del PP