El éxito de la nueva generación de VIPS: cambian las exclusivas por las redes sociales