El invento perfecto para evitar los robos en el campo: señuelos de aceitunas, naranjas o almendras con un GPS dentro