María nos enseña el armario donde “se encerró”: “Los hematomas y arañazos me los hice yo sola”