Una mujer ha perdido la custodia de sus hijas por trabajar demasiado: "No soy una mala madre"