Con las piscinas llenas, así les esperan sus nuevas cárceles a los presos políticos del 1-O