Los pisos de la droga en El Raval convierten a Barcelona en la "capital del narcoturismo"