Los sindicatos denuncian: Faltan 3.000 trabajadores en las prisiones