Curro Soriano, el chico que podría haberle robado el corazón a Tana Rivera