Teresa Campos, de su exempleada de hogar: “María cogió sus vacaciones y nunca volvió”