El Top manta se apodera de las zonas más turísticas de Barcelona