Turistas y lateros, a puñetazos, pedradas y palazos en el centro de Barcelona