Los vecinos de La Llagosta se niegan a dar una segunda oportunidad a la familia desalojada